Árboles en la República Dominicana
Inicio
Nombre Común
 
Nombre Científico
Inicio |
Lista por Familia
|
Lista por Nombre Común
|
Lista por Nombre Científico

Nombre Común Caoba
Nombre Científico Swietenia mahagoni (L.) Jacq.
Familia Meliaceae
Descripción
Árbol de hasta 25 metros y diámetro que puede alcanzar los 100 cm o más, de crecimiento lento; hojas paripinnadas, foliolos aovados a aovado-lanceolados, brillosos; flores en panículas axilares de pétalos blancos; sus frutos son unas cápsulas ovoideas, leñosas, que abren en 5 valvas, semillas aladas. La madera de albura blancuzca o amarillenta. La textura es fina y la fibra es de recta a veteada, ondulada o rizada. El duramen de color marrón rojizo, pesado, duro y resistente a los insectos y podredumbre, su peso específico es de 0.7.-0.8. Considerada como madera preciosa. De fácil trabajar y buen pulimento, con un aspecto sedoso y dorado. Su densidad secada al aire se reporta como de 0.61 g por cm3 en madera de Cuba y como de 0.60 g por cm3 en madera de la isla de Española. La densidad de la madera(aparentemente secada al aire) en Jamaica se reporta como variando entre 0.54 y 0.83 g por cm3. Muestras secadas al aire procedentes de Cuba mostraron un módulo de ruptura promedio de 276,000 newtons por cm2, un módulo de elasticidad de 34,000 newtons por cm2, una resistencia a la compresión de 179,000 newtons por cm2 y una dureza lateral de 5,900 newtons. Se obtuvieron valores casi idénticos con una muestra procedente de la isla de Española. Estas propiedades de fortaleza son un poco mayores que las del roble inglés, Quercus robur L. La madera de la caoba dominicana es fácil de trabajar tanto a mano como con equipo eléctrico. Se encola, se dobla y se acaba bien, y produce una chapa y artículos torneados excelentes. Algunos la consideran un tanto dura para el trabajo a maquina moderno de alta velocidad. La madera de la caoba dominicana se seca al aire o al horno sin torceduras o cuarteaduras. El encogimiento cuando va de verde a secada al horno es bajo. Cinco muestras de Cuba promediaron un encogimiento radial de 2.7 por ciento, tangencial de 3.3 por ciento y volumétrico de 6.0 por ciento. Otra muestra de la isla de Española se encogió 4.6 por ciento radialmente, 5.4 por ciento tangencialmente y 6.9 por ciento volumétricamente. Las pequeñas diferencias entre el encogimiento radial y tangencial le dan una estabilidad excelente durante su uso.
Fenología
Se puede encontrar con flores en los meses de marzo a junio; y con frutos de junio a febrero.
Uso del Árbol
La madera es utilizada en ebanistería, para interiores, chapas, molduras, tallado, artesanías, construcciones, vigas. Antiguamente utilizada para construcciones navales. Es muy apreciada por los ebanistas dominicanos y por los consumidores de muebles; la corteza es usada en medicina, de la semillas se extrae un aceite de propiedades purgantes; la goma exudada del tronco es de la misma calidad de la goma arábica. Este árbol es plantado en parques y carreteras por su sombra. Planta melífera.

La caoba dominicana fue en el pasado la madera de ebanistería mejor conocida y más codiciada en el mundo. Casi todos los muebles de alta calidad tipo “Chippendale” producidos durante la mitad del siglo XVIII fueron manufacturados con esta madera.

La demanda de madera de “caoba” se ve ahora satisfecha en su mayor parte por S. macrophylla, Khaya spp., otros miembros de la familia Meliaceae y otros substitutos.

En Europa y los Estados Unidos se usa principalmente para la reparación y reproducción de muebles de la época Victoriana y Georgiana. En las Indias Occidentales, los árboles y las ramas pequeñas se usan para postes de cerca, leña y para la producción de carbón.
Distribución
En bosques húmedos y semi-secos a baja elevaciones en toda la isla, Florida, Bahamas y Las Antillas Mayores.
.

  


Bibliografía:

Liogier, A. 2000. Diccionario Botánico de Nombres Vulgares de La Española. Segunda Edición. Jardín Botánico Nacional Dr. Rafael Ma. Moscoso. Editora Corripio, C. por A. Santo Domingo, República Dominicana. 598 pp.

Schiffino, J. 1945. Riqueza Forestal Dominicana. Tomo I. Tercera Edición. Secretaría de Estado de Agricultura, Industria y Trabajo. Editora Montalvo. República Dominicana. 291 pp.

Little, E., F. Wadsworth & J. Marrero. 1967. Árboles Comunes de Puerto Rico y las Islas Vírgenes. Universidad de Puerto Rico. 827 pp. Ver

Francis, John K.; Lowe, Carol A., eds. Trabanino, Salvador, traductor. 2000. Bioecología de Árbóles Nativos y Exóticos de Puerto Rico y las Indias Occidentales. Gen. Tech. Rep. IITF-15. Río Piedras, Puerto Rico: Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, Servicio Forestal, Instituto Internacional de Dasonomía Tropical. 582 p. Ver